viernes, 29 de julio de 2011

Last day

Víctor dice:

Últimamente me estresan cada vez más los cambios. Y no hago más que cambiar y cambiar y cambiar... parezco una quinceañera frente a su armario lleno de ropa y nerviosa perdida por no saber qué ponerse.

Ayer mismo teníamos planes, ¿y qué pasa cuando planeas ir a algún sitio con ilusión?... pues que aparece Murphy tras la esquina y te dice: ¡Qué!, ¿tenías planes?, me da igual, ¡te los voy a fastidiar!.

Salí del metro de Tribunal, y con mi astucia y mi GPS incorporado en mi cabeza volví a perderme (el GPS existe, está en mi cabeza, pero está desactualizado, no tiene batería y cuando funciona me hace ir justo por donde no es). La calle Pez es fácil de encontrar, eso si, si vas en coche, con tu aire acondicionado y a 25 graditos... eso si, ponte a buscar la calle Pez, si vas tarde, con la ropa de trabajo, con un Sol de justicia y corriendo más que caminando... imposible.

Total, cuando llegué a la Calle del Pez y nos metimos en el restaurante nos dijo la camarera que sólo le quedaba chorizo de vaca o filetes empanados de segundo, y que se había acabado la carne sin rebozar (si no lo habéis leído en otro post, íbamos a ir a un argentino). Total, no se si la camarera se llamaba Señorita María Murphy, pero nos dejó sin degustar las carnes que Kora me había propuesto con tanto ánimo.

Nota mental 1: Un día malo, si es con Kora, puede ser bueno.

Nota mental 2: Matar a Murphy cuando le vea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa cualquier cosa que quieras decirnos